miércoles, 24 de junio de 2009

Remedios para las Heridas del Corazón...



Hermanita... ahí va...

Cuando sentimos esas punzadas en el pecho, ese pesar sobre nuestros hombros, esa presión que no hace faltar la respiración; es muy probable que estemos en presencia de un corazón herido.

En ese momento, es preciso tomar las siguientes precauciones y cuidados para asegurar el rápido saneamiento de ese tan vital órgano y poder así continuar con la vida.


1. Asegúrate de entender que caíste, que el dolor que sientes es indicador de que por más fuerte que haya sido el golpe aún estás vivo, no has muerto.

2. Procede a limpiar la herida, deja el agua de tus ojos correr, deja que se derrame sobre todos esos rincones que han sido heridos pues el agua es sanadora.

3. Seca la herida con una toalla limpia, en este caso una persona que te pueda escuchar y apoyar, un buen amigo es la mejor opción.

4. Cose la herida para que deje de sangrar, evita seguir tocándola y ponle fin a la situación que generó esa herida. Deja de seguir intentando tapar la herida con una gasa, es necesario cerrarla para evitar el sangrado innecesario.

5. Deja la llaga respirar, no la cubras, la ocultes ni la ignores. Cuando la cubres tiendes a olvidar que está ahí por lo que la rozarás, golpearás y reabrirás a menudo.

6. Cuando esté empezando a cicatrizar, empieza a reutilizar esa parte del miembro herido poco a poco. Primero intenta actividades “seguras”, busca amigos que te hagan sonreír y disfrutar, para que puedas empezar a retomar y replantear tu vida.

7. Ahora procede a analizar el por qué caíste y te heriste – entiende que todos caemos múltiples veces y que la solución no está en dejar de caminar y avanzar sino en aprender a sanar las heridas más rápido para poder retomar el camino con más bríos.

8. Siempre, recuerda que el juego lo disfrutan más aquellos que participan y no tanto aquel que se queda sentado bajo el árbol pues teme salir herido.Y si nada de esto funciona y no logras recuperar tu corazón herido, si crees que estás condenado al dolor y la tristeza, si sientes que la vida te ha traicionado y apuñalado por la espalda.

Si estás seguro que nunca más en tu vida podrás volver a sentir igual… No te preocupes y llámame pues, eres sólo uno más de todos nosotros que hemos tenido que aprender a vivir con el corazón partido.

viernes, 19 de junio de 2009

Cerrando Circulos

“Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida.
Si insistes en permanecer en ella, más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto.
Cerrando círculos, O cerrando puertas, O cerrando capítulos.
Como quieras llamarlo, lo importante es poder cerrarlos, dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.
¿Terminaste con tu trabajo?,¿Se acabó una relación?,¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?,¿La amistad se acabó?
Puedes pasar mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los porqué, en regresar el casette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste va a ser infinito porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos abocados a ir cerrando capítulos, a pasar la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.
No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltar, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.
No, ¡los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, papeles por romper, documentos por tirar, libros por vender o regalar.
Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar.
Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.
El pasado ya pasó. No esperes que te devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres.
Suelta el resentimiento. Al prender “tu televisor personal” para darle y darle al asunto, lo único que consigues es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.
La vida está para adelante, nunca para atrás. Porque si andas por la vida dejando ‘puertas abiertas”, por sí acaso, nunca podrá desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción.
Noviazgos o amistades que no clausuras, posibilidades de “regresar” (a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que te invadieron ¡Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo!, si no, déjalo ir, cierra capítulos. Di a ti mismo que no, que no vuelve.
Pero no por orgullo ni soberbia, sino porque ya no encajas allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio.
Tú ya no eres el mismo que fuiste, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver.
Cierra la puerta, pasa la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.
Es salud mental, amor por ti mismo desprender lo que ya no está en tu vida. Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque: cuando viniste a este mundo ‘llegaste’ sin ese adhesivo, por lo tanto es “costumbre” vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.”

Cerrando Circulos

sábado, 6 de junio de 2009

Gracias por tu Amor y por esta Canción...


video

Aqui estoy yo para hacerte reir una vez más

Confia en mi, deja tus miedos atrás y ya verás

Aqui estoy yo con un beso quemándome los labios

Es para ti,

Puede tu vida cambiar dejame entrar

Le pido al sol... que una estrella azul

Viaje hacia ti y te enamores de su luz

Aqui estoy yo

Abriendote mi corazón

Llenando tu falta de amor

Cerrandole el paso al dolor

No temas yo te cuidaré, Solo aceptame

Aqui estoy yo para darte mi fuerza y mi aliento

Y ayudarte a pintar mariposas en la oscuridad serán de verdad

Quiero ser yo el que despierte en ti un nuevo sentimiento

Y te enseñe a creer entregarte otra vez sin medir los abrazos que dé

Le pido a Dios

Un toque de inspiración

Para decir lo que tu esperas oir de mi

Aqui estoy yo

Abriendote mi corazón

Llenando tu falta de amor

Cerrandole el paso al dolor

No temas yo te cuidaré. Solo aceptame.

Dame tus alas,

Las voy a curar

Y de mi mano te invito a volar

Aqui estoy yo (Aqui estoy yo)

Abriendote mi corazón (¡Oh! mi corazón)

Llenando tu falta de amor

(Falta de amor)

Cerrandole el paso al dolor

(Cerrandole el paso al dolor)

No temas yo te cuidaré

(Yo te cuidaré)(Simpre te amaré)